19 sept. 2012

DISLIPIDEMIAS (II)



¿CÓMO INFLUYE EL EJERCICIO FÍSICO SOBRE LAS DISLIPIDEMIAS?

El aumento de la actividad física es un componente esencial en el manejo de las dislipidemias. Existe evidencia que la actividad física regular reduce la mortalidad por enfermedad cardiovascular. 

Este efecto benéfico se produce a través de distintos mecanismos: reduce los niveles de Col-LDL, triglicéridos y aumenta los niveles de Col-HDL. Puede promover reducción del peso corporal en sujetos con sobrepeso. Tiene un efecto favorable sobre la presión arterial, resistencia a la insulina y la vasculatura coronaria.


 El ejercicio debe poner el énfasis en actividades aeróbicas, tales como la caminata rápida, trote, natación, bicicleta o tenis, que producen un estrés moderado sobre el sistema cardio-respiratorio y debe ser prescrito considerando cantidad, intensidad y frecuencia. Una vez que se logren las metas deseadas debe mantenerse
de forma permanente un programa regular de ejercicio. 


CONSEJOS PARA REDUCIR EL CONTENIDO EN GRASA DE LA DIETA:

Las grasas son nutrientes esenciales; pero el consumo excesivo de grasas saturadas constituye un serio problema para tu salud.
El consumo excesivo de estas grasas, más que ningún otro componente de tu dieta, puede subir el nivel de colesterol. Mientras más alto es el nivel de colesterol, mayor es el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.
La mayor parte de las grasas saturadas de la dieta provienen de productos animales; por lo tanto, la única manera de reducir el consumo de grasas saturadas de la dieta es reduciendo el consumo de productos de origen animal.

Recomendaciones:

  • Reduce la cantidad de carnes grasas y productos lácteos con leche entera (26 o más por ciento de materia grasa).
  • Elige carnes magras y productos lácteos con bajo contenido de grasa.
  • Consume  frutas, verduras, legumbres y cereales, reemplazando el consumo de alimentos grasos.
  • Para cocinar usa aceites vegetales, preferentemente aceite de oliva.
  • No cocines con grasas de origen animal: mantequilla, manteca,etc.


Aprende a remplazar alimentos:

No consumas
Consume
Leche entera
Leche descremada
Yema de huevo
Clara de huevo
Quesos cremosos
Queso fresco, semigraso.
Margarina/mantequilla
Aceite de oliva
Helados de leche
Helados de agua o de yogur
Crema en postres, salsas o comidas.
Yogur, salsas con vegetales, aceite de oliva.
Carnes de vacuno con grasa visible, cerdo,  pato, cordero
Carnes magras (pavo, pollo, conejo)
Fiambres y embutidos
Pechuga de ave
Atún enlatado en aceite          
Atún enlatado en agua
Sopas/cremas
Consomé
Bollería industrial
Postres caseros preparados con leche descremada, clara de huevo y sin crema.
Mayonesas y otros aderezos comerciales
Aceite, vinagre, limón y hierbas.




Consejos para cocinar

El que cocina controla los ingredientes que se incorporan en sus platos.
Pequeños cambios en la manera de preparar las comidas puede suponer una enorme diferencia en la salud de nuestra familia.



Por ejemplo:
  • Consume tus alimentos horneados, asados o a la parrilla.
  • Prepara tus verduras y pescados al vapor.     
  • Usa más el microondas, no requiere añadir grasas.
  • Cuando dores o ases tus carnes, colócalas sobre una parrilla, así la grasa derretida se puede eliminar.
  • En lugar de freír, prepara tus alimentos “a la plancha” o con una pequeña cantidad de aceite  de oliva.


Carnes

Reduce el número y el tamaño de la porción de carnes rojas, prefiere cortes sin grasa visible. 
La porción no debe exceder los 120 gramos. Prefiere pescado, pollo o pavo sin piel, como plato proteico principal.




Verduras
Prepáralas al vapor o simplemente intenta comerlas crudas o en ensalada. Para añadir sabor, agrega limón o aceite de oliva con alguna especie. También puedes prepararlas en puré, a la plancha o al horno.



 Postres
Las frutas frescas son siempre una buena elección. Para ocasiones especiales, si preparas algún postre, prefiere recetas que utilizan aceite vegetal en lugar de mantequilla o margarinas duras.












18 sept. 2012

DISLIPIDEMIAS (I)


  
     ¿QUE SON LAS DISLIPIDEMIAS?

 Las dislipidemias son un conjunto de patologías caracterizadas por alteraciones en las concentraciones de los lípidos sanguíneos a un nivel que significa un riesgo para la salud.


Es un término genérico para denominar cualquier situación clínica en la cual existan concentraciones anormales de colesterol: colesterol total (Col-total), colesterol de alta densidad (Col-HDL), colesterol de baja densidad (Col-LDL) y/o triglicéridos (TG).


¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LAS DISLIPIDEMIAS?

Pueden ser causadas por defectos genéticos (dislipidemias primarias), o ser consecuencia de patologías o de factores ambientales (dislipidemias secundarias).   
  •  Patologías causantes de dislipidemias: Las principales son la obesidad, la Diabetes Mellitus, el   hipotiroidismo, la colestasia, la insuficiencia renal y el síndrome nefrótico.
  •  Factores ambientales: Los principales son cambios cualitativos y cuantitativos de la dieta y algunas drogas.
CLASIFICACIÓN TERAPÉUTICA DE LAS DISLIPIDEMIAS

Hipercolesterolemia
Colesterol total  > 200 mg/dl
Trigicéridos       < 200 mg/dl
Hiperlipemia mixta
Colesterol total  > 200 mg/dl
Trigicéridos       > 200 mg/dl
Hipertrigliceridemia
Triglicéridos      > 200 mg/dl

Colesterol total  < 200 mg/dl


TRATAMIENTO DIETÉTICO:

  • HIPERCOLESTEROLEMIA

El tratamiento dietario se realiza en 2 etapas. Estas dietas están diseñadas para reducir de forma progresiva la ingesta de ácidos grasos saturados, colesterol y también promover una disminución de peso en aquellos pacientes con sobrepeso, a través de la eliminación de un exceso de calorías totales.

La dieta etapa 1 recomienda:

  • Consumir menos del 30 % de las calorías totales como lípidos.
  • Disminuir el consumo de grasas saturadas, aumentando las grasas monoinsaturadas hasta un 15%.
  • Consumir menos de 300 mg de colesterol/día.
  • Reducir las calorías totales si hay sobrepeso.
  • Suprimir azúcar refinado (sacarosa) y limitar el consumo excesivo de alcohol y fructosa en caso de  hipertrigliceridemia.
  • Aumentar el consumo de fibra soluble.
La dieta etapa 1 constituye el primer paso del tratamiento dietético y básicamente consiste en disminuir las fuentes más obvias de grasas saturadas y colesterol.
Si estas medidas no son suficientes para alcanzar la meta propuesta o si el paciente ya estaba siguiendo estas recomendaciones sin haber alcanzado la meta del Col-LDL, se pasa a la dieta etapa 2.

La dieta etapa 2 recomienda:
  • Consumir menos del 30 % de las calorías totales como lípidos.
  • Disminución del consumo de grasas saturadas , con aumento proporcional de los ácidos grasos monoinsaturados.
  • Consumir menos de 200 mg de colesterol/día.
  •  Reducir las calorías totales si hay sobrepeso;
  • Suprimir azúcar refinado (sacarosa) y limitar el consumo excesivo de alcohol y fructosa en caso de hipertrigliceridemia.
  •  Aumentar el consumo de fibra soluble.

  

  •       HIPERTIGLICERIDEMIA:

En estos pacientes las medidas no farmacológicas son similares a las descritas para la hipercolesterolemia; sin embargo, el énfasis debe estar en la reducción de peso, la disminución del consumo de azúcares refinados y fructosa, la disminución del consumo de alcohol y suprimir el tabaquismo. (la reducción de los niveles de triglicéridos se acompaña de un aumento del Col-HDL).


Las recomendaciones en este caso son:
  • Corrección del sobrepeso u obesidad.
  • Evitar el consumo de azúcares: dulces, caramelos, pasteles, helados, bebidas gaseosas, jaleas y flanes.
  • Evitar mermeladas que contengan fructosa o sacarosa.
  • Evitar jugos envasados y en polvo que contengan sacarosa y fructosa.
  • Evitar dulces en molde como membrillo, camote, o manjar.
  • Reducir o suprimir el consumo de alcohol.               
  • Aumentar el consumo de fibra dietética.
  • Estimular el consumo de ácidos grasos poliinsaturados y omega 3 provenientes de pescados con alto contenido graso: atún, salmón, jurel, sardinas, sierra.
  • Estimular la actividad física regular.
  • Eliminar el tabaco.

  •  DISLIPIDEMIA MIXTA
En este caso, la elevación tanto del colesterol como de los triglicéridos obliga a asociar las medidas expuestas para cada una de ellas, dando prioridad al control de los niveles de Col-LDL, con las mismas metas que para la hipercolesterolemia aislada.